JAQUE

30/08/19


demo-image

Por: Fabricio Farfán


Poco a poco se marcha la tristeza
y cede el paso al enojo,
aunque ambos han sido engendrados
donde mismo.
Parece que me estoy despidiendo
de tan productiva melancolía:
lo sé, porque comienzo a escribir
palabras
estériles y huecas.
Voy a seguir con mi vida vacía
pero sin tanta angustia.
Voy a seguir con mi realidad
llena de corajes y frustraciones.
Se supone que estoy mejor.

Es muy sencillo:
me adapto mejor a la vida
estando enojado;
prefiero creer que el mundo es injusto
que asumirme como un mediocre;
prefiero vivir en la constante competencia
que dejarme morir en la efímera derrota.
Todavía conservo algo de mi vanidad,
y sigo apostándole,
aun sabiendo
que el dolor del amor propio
me llevó a la lona.
Pero estoy de pie
y en guardia nuevamente,
mientras a mi alrededor
las voluntades se quiebran.
Soy la última pieza
resistiendo en el tablero.
Yo no puedo morir,
yo no puedo perder,
mi soberbia me impide
dejarme vencer.
No soy de los que deja fluir la vida,
al contrario,
así mal humorado,
la desafío.


Fabricio Farfán
Aquí podrás comprar su libro "Sublimación"   https://amzn.to/2V4m2Hh

REGRESAR