¿CAMBIO SIN RECURSOS?

28/03/17


demo-image

Hoy se presenta con bombo y platillo el nuevo modelo educativo que se implementará en el país a partir del ciclo escolar 2018, donde se pretende cambiar el "machetear" información para pasar un examen por el razonamiento, esto es, privilegiar el aprendizaje de las matemáticas y volver obligatorio el inglés en la currícula escolar desde preescolar. Se anuncia a la vez una capacitación a docentes para que esto pueda llevarse a cabo y "reducir contenidos" en las materias que imparten. 

Dejemos de lado las omisiones que se han realizado en el modelo educativo mexicano, que según el actual secretario data de ¡1959! Y que en buena medida explica el atraso que tenemos como país, lo interesante será ver, como este "ambicioso modelo educativo" se pueda llevar a cabo sin sufrir atrasos en su implementación debido a los recurrentes recortes presupuestales y que siempre es este campo el primero en resentir los vaivenes en las finanzas públicas.  

Esto aunado a reformar los sistemas de formación y capacitación  al docente que posibilite mejorar la enseñanza en los niños y adolescentes. Cabe señalar las pruebas nacionales de conocimientos, Planea, reflejan los malos resultados de los alumnos en el ámbito nacional. Un 60,5% de los niños de sexto de primaria reprueba matemáticas y un 50% no es capaz de comprender adecuadamente un texto. En la evaluación PISA más reciente, México se situó en el lugar 48 de los 65 países participantes.  

Esto se suma a la infraestructura en los planteles escolares que se ven rebasadas, en nuestro país aun hay escuelas que carecen de los servicios más básicos y la deserción escolar por problemas extra aula sigue en sus mismos niveles.   El reto es mayúsculo y muy costoso y ante los antecedentes que tenemos de que la educación NO ha sido una prioridad para el estado mexicano se antoja difícil que, como establece el Secretario Aurelio Nuño, se vean sus primeros resultados en 10 años, más si no se destinan mayores recursos económicos y se observa férreamente  su eficaz aplicación. 

Polítologo Alfonso García Sevilla

REGRESAR