PERSIGUIENDO EL PROGRESO

03/03/17


demo-image

Desde el siglo XIX el auge a perseguir el progreso ha llevado a nuestro país a cambiar muchas de sus dinámicas como sociedad. Durante la colonia era obligatorio voltear a Europa. Al salir del “Yugo” de la Colonia, de manera inconsciente, regresamos a voltear a Europa como símbolo de progreso y éxito. Sin embargo, en esa persecución frenética, no hemos logrado hacer una pausa y saber si nos sentimos satisfechos de correr tanto detrás del Tren del Progreso, que luego se convirtió en el de Desarrollo.

Sería adecuado preguntarnos ¿hacia qué Progreso (Desarrollo) nos proyectaban y hacia qué Progreso (Desarrollo) aspiramos, por una parte, los Políticos y por otra la Sociedad?

Un Progreso (Desarrollo) social, humano,  de Nación, de País,  de Élites. En los cambios de uso de conceptos, se ha logrado un entramado que parecería la Torre de Babel, en la que todos discuten, hablan, debaten, pero nadie se comprende.

En esa realidad de conceptos nos encontramos y su resultado es una realidad de Desarrolladores inmobiliarios, que hacen crecer la Metrópoli hacia el cielo. También las intervenciones del Estado Desarrollando la Zona Metropolitana con una línea de tren, las intervenciones de calles sin previo aviso, sin coordinación con movilidad para hacer que los automovilistas y transporte público tengas dos vías distintas y no se entorpezcan al movilizar a la población. La intervención de Periférico a la altura de Vallarta y Guadalupe, más las lluvias y la erosión del encarpetado asfáltico que da por resultado una serie de huecos llamados y conocido en Guanatos (Guadalajara) como “Baches” “Cráteres”.

En estos últimos días todo eso dio como resultado, embotellamientos, excesivo estrés a la población de la Metrópoli, choques, mucha contaminación por la tala desenfrenada de árboles, con el fin de acercarnos al “Progreso” “Desarrollo”, mientras vemos cómo poco a poco esos edificios, se convierten en obstaculizadores de las naturales corrientes de aire que aún gozamos.

No cabe duda, dentro del incremento en inseguridad en el resto del país y nuestro Estado de Jalisco. Seguimos a prisa sin pensar ¿En qué Progreso o Desarrollo buscamos? y si este nos está dando facilidades de vida o complicándola. Sabemos que el “Progreso o Desarrollo” no lo debemos detener, más si deberíamos pensar hacia qué tipo de “Progreso o Desarrollo” queremos llegar y si es adecuado para nosotros como sociedad.

Es evidente que el Progreso o Desarrollo que buscamos no es el Social, debido a que la Clase Política y Las fracciones parlamentarias de la actual legislatura federal incumplen para llevar a debate la –Ley General de Desaparición Forzada en el período pasado- dicho tema, tampoco es prioridad para la sociedad en general, sólo para familiares y cercanos de los familiares desaparecidos.

También el “Progreso o Desarrollo” que buscamos no es el Ambiental, casi toda la República, excepto el Gobernador de Jalisco han pujado para llevar a debate el asunto de Materia Medioambiental, misma que se convierte día con día en una necesidad imperante, para mantener con mejor salud a la población. Las élites políticas no observan esto como prioridad, pues no parece qué afecte la contaminación de ríos, la desaparición de áreas verdes reservadas a nivel Federal a la población. Veamos el caso más próximo; desde varias administraciones quieren hacer viviendas o centros comerciales en la zona de la Barranca de huentitán. Sólo porque Guadalajara está creciendo, pareciera que no se puede poner un límite. 

Veamos la tala de árboles para crear infraestructuras, sin ver dónde y cómo compensar lo que se quita, para impactar lo menos posible el medio ambiente. Y, como sociedad, lo que hacemos para asesinar árboles por que tiran basura, porque nos duele invertir doscientos pesos en su poda mes con mes, etc. y la falta de motivación de gobiernos tanto municipales como estatales, por compensar el esfuerzo que hacen algunos habitantes para beneficio de todos, al cuidar e invertir de su bolsa en el cuidado de dichos árboles. La completa falta de organización para el cuidado de los campos freáticos afecta en muchos niveles, y si le seguimos no acabamos.

Tampoco el “Progreso y Desarrollo”  no va dirigido hacia el fortalecimiento de la Familia, cabe mencionar que ésta es la base de una sociedad. Pareciera que en la persecución del Progreso Económico se vale que no se preste atención al círculo que conforma al Ser humano, ni como prevención. Más horas de trabajo, más días de trabajo, más horas de tráfico, menos paga, menos tiempo para estar con los hijos y formarlos. Horarios de trabajos de 8 hrs. Cubriendo esas en todo el día, de 10 a 2, de 4 a 8 pm. O de 9 a 2 y de 4 a 7, y así. Ya no existen los trabajos de 8 horas en medios días que den la capacidad a los padres solteros, o familias el estar más al pendiente de los hijos. Como resultado, más adolescentes embarazadas, más adolescentes con infecciones sexuales, más adolescentes con valores en prioridades irracionales, más adolescentes con aspiraciones a llegar al narcotráfico para ganar más, aunque su expectativa de vida sea menor a cinco años. Como resultado de ese “No Progreso o Desarrollo Social” tenemos una sociedad llena de individuos insensibilizados al dolor del otro, individuos con suficiente facilidad económica que no cumple con su corresponsabilidad de ayudar al individuo jodido, en lugar de ayudarlo lo friega más. O como lo conocemos hacen leña del árbol caído.
Nancy Alatorre Sandoval
Programa: COCTEL CONTEMPORÁNEO Jueves 8:00 pm. En www.naimedia.com.mx
Facebook Nancy Alatorre Sandoval Twitter @Nancy Alatorre

REGRESAR