POBRES MEXICANOS

03/03/17


demo-image demo-image

Como un gran insulto al país se puede leer el resultado de las gestiones de los gobiernos de todos los ámbitos, con el paso de los años lejos de poder vivir mejor las cosas empeoran para los mexicanos, la pobreza crece, el ingreso familiar disminuye, la violencia aumenta, pero los políticos siguen sin ver alterado su nivel de vida.

La historia rosa que nos han vendido nos dice que los levantamientos armados de 1810 y 1910 fueron para desterrar a los malos gobiernos que abusaban del pueblo, que era insultante los niveles de explotación y pobreza que se permitían, que se trataban de movimientos de reivindicación social que atenderían a combatir los excesos de los dictadores. Lamentablemente las cosas no han cambiado, en el 2000 con el triunfo de Vicente Fox se esperaba, al igual que con las revueltas armadas, un cambio de fondo y lograr por la vía de la democracia mejorar las condiciones económicas del país.

En México ha quedado demostrado que no hay circunstancia política que mejore las condiciones de la población. Ni por las armas ni por las urnas se ha logrado instalar gobiernos justos que le apuesten al  desarrollo integral del país, por el contrario, seguimos padeciendo de políticos con riquezas ofensivas e inexplicables para los ingresos que perciben por sus cargos y un pueblo cada vez más pobre.

Esto no es fortuito, según los datos que arrojan diversos organismos tanto locales como internacionales, nuestro país arroja niveles de escándalo en cuanto a corrupción e impunidad, mismos que solo pueden ser solapados por una sociedad ignorante y pobre, carente de estudio y más ocupada en el sobrevivir día a día que en preocuparse por cómo se gasta el dinero público que en teoría, se debería usar para crear las condiciones necesarias para que la gente viva mejor… ironías puras que solo aquí pasan.

En lo que va del sexenio de Peña Nieto aumentó la pobreza en México, al pasar de 53 a 55 millones de personas entre 2012 y 2014, informó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, Coneval y que tomó en cuenta los indicadores o carencias sociales relativas al ingreso, rezago educativo, servicios de salud, seguridad social, calidad y espacios de la vivienda.

Por otra parte, según datos del INEGI los jóvenes de entre 15 y 24 años que asisten  a la escuela durante el 2015 es apenas el 44% y el promedio de escolaridad del mexicano subió de 8 años en el 2010 a 9 años, es decir, apenas secundaria concluida.  

Ante este escenario y la reconocida formula de países de primer mundo donde el nivel de estudios de su población va ligada a su nivel de vida y ante el desdén de atender a la educación como política de estado en aras de lograr potenciar el desarrollo nacional, hablan de reformas y le quitan recursos, no esperemos que en un futuro cercano las cosas cambien radicalmente y la pobreza se erradique, necesitamos de políticos más comprometidos, menos corruptos y una sociedad más consciente y educada. Mientras esto no pase, sigamos viendo cómo se engrosan las filas de la pobreza con los riesgos consecuentes que se tiene y lamentemos los malos gobiernos que han permitido llegar a esto. Pobres mexicanos, tan lejos de la educación y tan cerca de los corruptos.

 Polítólogo Alfonso García Sevilla.

REGRESAR