A propósito del día de la Mujer, queda claro que México sigue en deuda con sus mujeres.

19/03/21


demo-image

  A propósito del día de la Mujer, queda claro que México sigue en deuda con sus mujeres.
Ricardo Sánchez Lic. En Historia Pasante de Maestría en Educación  

Cuando en 1993, Ciudad Juárez, llamó la atención del mundo, por una serie de asesinatos de mujeres, cuyos cuerpos aparecían en la periferia de la ciudad, con huellas de violación y tortura, desatando una fuerte exigencia a las autoridades del Estado y del país, para hacer lo necesario y detener los feminicidios y la violencia contra las mujeres, en Ciudad Juárez y en todo México.   Ante la ineficacia de las autoridades, se han creado decenas de asociaciones civiles, que luchan por erradicar la violencia contra la mujer y atender a las víctimas, por otra parte, organizaciones Internacionales, como la ONU, Amnistía Internacional, inclusive la Unión Europea han creado comisiones especiales para investigar y llegar a un punto mas objetivo de lo que ocurre en nuestro país, pero todos esos informes tienen algo en común: México le ha fallado a sus mujeres.  

Las acciones del Estado Mexicano durante todos estos años, de crímenes y violencia, se pueden resumir en buenas intenciones, con los cambios de autoridades y partidos a nivel estatal y federal, no fue suficiente, únicamente delegando el problema sin dar respuesta a las preguntas de las familias sedientas de justicia, se crearon asociaciones gubernamentales, fiscalías especiales, pero las muertes y la violencia no se detiene.   Se ha llegado al grado de establecer la Alerta de Género, pero sigue sin atacarse de raíz el problema, seguimos en México y Jalisco, inventando "el hilo negro", cuando a nivel internacional se establecen estrategias que han resultado exitosas como lo fue, en noviembre de 2011.

Con ocasión del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, presentó una agenda política, para poner fin a la violencia contra las mujeres en el mundo. Centrado en tres pilares: prevención, protección y servicios, el llamado a la acción urge a los líderes mundiales a movilizar voluntades políticas e inversiones para asegurar que las mujeres puedan vivir libres de violencia:  

1. Ratificar los tratados internacionales y regionales que protegen los derechos de las mujeres y de las niñas, garantizar que las leyes y los servicios nacionales observen las normas internacionales en materia de derechos humanos.
2. Adoptar y cumplir las leyes para poner fin a la impunidad, juzgar a los culpables de violencia contra las mujeres y las niñas, otorgar reparaciones y soluciones a las mujeres por las violaciones de que fueron víctimas
3. Crear planes nacionales y locales de acción para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, reunir al gobierno, a las organizaciones de mujeres y a otras organizaciones de la sociedad civil, a los medios de comunicación y al sector privado en un frente coordinado y colectivo que luche contra dichas violaciones de los derechos humanos.
4. Hacer que la justicia sea accesible para las mujeres y las niñas brindándoles servicios jurídicos especializados y gratuitos.
5. Poner fin a la impunidad frente a la violencia sexual, juzgando a los culpables, respetando el derecho de las víctimas a los programas y tratamientos que no creen estigmatización y que tengan un impacto de transformación en la vida de las mujeres y de las niñas.
6. Garantizar el acceso universal a los servicios esenciales, como mínimo, las necesidades urgentes e inmediatas de las mujeres y de las niñas atendidas mediante líneas de emergencia gratuitas que trabajen las 24 horas, contando con seguridad y protección, con viviendas y refugios seguros para ellas y sus hijos, con un seguimiento y apoyo psicosocial, con cuidados post violación, y con una ayuda jurídica gratuita para que comprendan sus derechos y opciones.
7. Brindar formación a aquéllos que trabajan en los servicios esenciales especialmente la policía, los abogados y los jueces, los trabajadores sociales y el personal de salud, de modo que se garantice el cumplimiento de normas y protocolos de calidad. Los servicios tienen que ser confidenciales, sensibles y adecuados a las mujeres que sufrieron violencia.
8. Otorgar recursos públicos adecuados para ejecutar las leyes y políticas existentes, reconociendo el costo y las consecuencias devastadoras de la violencia contra las mujeres.
9. Recopilar, analizar y difundir la información nacional en materia de prevención, las causas y las consecuencias de la violencia contra las mujeres y las niñas, de los perfiles de las víctimas y de los culpables, y de los progresos y carencias en la implementación de las políticas, los planes y las leyes nacionales.
10. Invertir en la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres para enfrentar las causas de la violencia contra las mujeres y las niñas. Las áreas estratégicas son la educación secundaria de las niñas, el hacer avanzar la salud y los derechos reproductivos de las mujeres.
11. Mejorar la autonomía económica de las mujeres garantizando los derechos de las mujeres a poseer tierras y propiedades, a la herencia, a una paga igual por un trabajo igual, y a un empleo seguro y decente. Las oportunidades económicas y laborales desiguales en detrimento de las mujeres son un factor primordial que perpetúa su permanencia en situaciones de violencia, explotación y abuso.
 12. Aumentar la conciencia pública y la movilización social para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, y para permitir a las mujeres y a las niñas que son víctimas de violencia romper el silencio y buscar justicia y apoyo. 
13. Involucrar a los medios de comunicación de masas en la creación de una opinión pública y en poner en tela de juicio las normas de género perjudiciales que perpetúan la violencia contra las mujeres y las niñas.
14. Trabajar con los jóvenes para poner fin a la violencia contra las mujeres y garantizar que el sistema educativo empodere a las niñas y a los niños de modo de transformar y establecer relaciones de género basadas en la armonía, el respeto mutuo y la no violencia.
15. Movilizar a los hombres y a los niños de todas las edades y de todos los estratos sociales para que se manifiesten en contra de la violencia contra las mujeres y las niñas, de modo que alienten la igualdad y la solidaridad entre los géneros.

 Nos falta mucho por hacer, esta tarea es de todos, sin embargo como sociedad debemos pensar y atacar las causas evitando caer en actos que no favorecen a mejorar esta situación.

REGRESAR