BrevÍsima historia del neoliberalismo en México.

25/03/19


demo-image

Por: Dr. Luis Arturo Jiménez Castillo

El presidente Andrés Manuel López Obrador, en reiteradas ocasiones ha identificado al neoliberalismo como el culpable de la desgracia nacional. Y tiene parte de razón. No se trata únicamente de una doctrina económica, sino de un paradigma, es decir, de “un marco o perspectiva bajo la cual se analizan los problemas y se trata de resolverlos” -según la definición de “paradigma” de Thomas Kuhn-.

Este paradigma básicamente postula que debe darse una reducción de la intervención estatal en el funcionamiento en la economía, ya que el deber del Estado se limita a crear condiciones favorables para el libre mercado, pues será el propio mercado el único regulador y árbitro de la economía. Así, supuestamente el bienestar social logra su máximo nivel cuando cada individuo, de manera egoísta, busca su propio bienestar.

Pero ¿por qué el neoliberalismo ha sido tan perjudicial para nuestro país? Una explicación es que la Constitución de 1917 se diseñó ex profeso para responder a las necesidades que planteaba la historia y las realidad social y política de México, y en la Carta Magna se estableció también una guía para darle un rumbo evolutivo al Estado mexicano –la falta de interés, de talento o de patriotismo de nuestros gobernantes, para llevar a buen puerto ese proyecto evolutivo, es otro tema-.

Sin embargo, a principios de la década de 1980, el entorno económico global caracterizado por una crisis del capitalismo, colocó a México ante una disyuntiva: optar por el “proyecto neoliberal” o por un “proyecto nacionalista”. Se optó por el proyecto neoliberal.

Una vez adoptado este proyecto en el Estado mexicano, se inició entonces un proceso de afianzamiento mediante reformas a la Constitución -incluso en algunos casos, la Carta Magna fue forzada hasta llegar al grado de desnaturalizar preceptos clave de las decisiones fundamentales -como, por ejemplo, la reforma al artículo 27-. Con el paso del tiempo el neoliberalismo fue imponiéndose como una idea dominante, un paradigma que en la actualidad abarca a la educación, a la cultura, a la política, al sistema jurídico, al sector energético y naturalmente, a la economía -por citar algunos ejemplos representativos-.

Estas reformas a la Ley Fundamental provocaron una crisis en nuestro sistema jurídico, generándose a su vez un desajuste estructural: mientras que el neoliberalismo nació de una crisis del capitalismo y su principal impulso provenía de las élites del gran capital financiero y monopólico transnacional, nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos fue el fruto del primer movimiento social del siglo XX, y tuvo como uno de sus principales logros la inclusión -por primera vez en el mundo- de los derechos sociales a una Ley Suprema. En este contexto, era previsible el advenimiento de choque de visiones, con repercusiones en la vida diaria de millones de mexicanos.

Al respecto y haciendo una revisión de los análisis que se han efectuado desde las vertientes económica tanto global como de la economía mexicana, sociológica, histórica y estratégica así como matemática, encontramos que Joseph Stiglitz sostiene que en lo que a la vertiente económica se refiere, a través del neoliberalismo, los organismos internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional “han condenado a muerte a la gente”; desde la perspectiva histórica y estratégica de las relaciones México-Estados Unidos, John Saxe-Fernández establece que permitió la “compra-venta de México”; John Forbes Nash demostró matemáticamente la falsedad de las premisas en que se basa este paradigma y que lejos de producir riqueza producen pobreza, pues una sociedad maximizará su nivel de bienestar cuando los individuos que la integran accionan a favor suyo pero sin olvidar el bienestar de los demás, pues un comportamiento individualista lleva a una especie de “ley de la selva”, en donde todos obtienen un menor nivel de bienestar; la socióloga Viviane Forrester argumenta que a partir del neoliberalismo “se administra la globalización” y que en este modelo las “redes económicas privadas transnacionales dominan cada vez más a los poderes estatales”; y por su parte, desde el punto de vista de la economía mexicana, el Doctor José Luis Calva demostró que a partir del ascenso al poder de los tecnócratas, se ha observado un constante detrimento en el nivel de vida de los mexicanos.

Pero este paradigma -como todo en la vida- ha cumplido un ciclo y estamos viviendo la crisis del paradigma, lo que el Doctor Alfredo Jalife-Rahme define como “las exequias del neoliberalismo global”.

Las preguntas son entonces ¿el gobierno de la Cuarta Transformación, está tomando las decisiones correctas para superar el neoliberalismo en México? Y en su caso ¿Qué proyecto lo sustituirá?

Dr. Luis Arturo Jiménez Castillo
opinion.estadodederecho@gmail.com
Mesa de Diálogo miércoles 7:00 pm
www.naimedia.com.mx

REGRESAR