ARDE ROMA…

27/02/19


demo-image

Por: Alfonso García Sevilla

Debo decir que lo que menos me gustó de la multipremiada cinta de Alfonso Cuarón, Roma, fue el argumento. La película está bastante bien hecha, de ahí los Oscar a fotografía y dirección, las actuaciones en general son buenas y el tema central del filme es algo cotidiano en nuestra realidad social. ““Las mujeres siempre estamos solas”, frase contundente con la que saluda y se despide Sofía, la protagonista, de su empleada doméstica, Cleo, la noche en que llega a casa afectada emocionalmente por el abandono de su esposo que quiso paliar con el alcohol, imagen tomada en los 70¨S de una situación que afecta a las féminas sin importar clase social  y que a la fecha se ha incrementado en nuestra sociedad mexicana.

El abandono de hogar, aunado a la violencia intrafamiliar, son factores que inciden negativamente en el desarrollo integral de la mujer y, como lo expresa Cuarón en su cinta, de un padecimiento en silencio se ha llegado a una verdad que nos grita en la cara la incapacidad de gobierno y sociedad para combatirla. La situación es bastante preocupante, según los datos que hoy da a conocer el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en cuatro años, el número de denuncias por violencia familiar aumentó 40 por ciento en todo el país, durante 2015, en las 32 entidades federativas se abrieron 126 mil 816 carpetas por ese delito, mientras que el año pasado se contabilizaron 178 mil 561.Según el reporte, la violencia familiar se disparó en Oaxaca, Tlaxcala, Chiapas, Coahuila, Colima, Aguascalientes, Tamaulipas, Zacatecas, en Hidalgo y en San Luis Potosí.

Asimismo, según cifras de la Comisión Nacional contra las Adicciones del año pasado, las niñas y adolescentes de 12 a 17 años forman el grupo cuyo consumo se incrementó más rápidamente en el país e incluye drogas legales, como tabaco y alcohol, e ilegales, como marihuana, cocaína y psicofármacos, asimismo, el consumo de alcohol en la población femenina se incrementó 200 por ciento de 2011 a la fecha, lo que demuestra la cada vez más frágil situación de las mujeres en la sociedad mexicana.

El estado mexicano ha sido incapaz de atender puntualmente este flagelo que, conforme pasa el tiempo va de la mano con el incremento en la violencia que vivimos en las calles del país. Los valores se enseñan y se viven en casa y mientras exista violencia dentro y fuera del hogar las generaciones seguirán creciendo con la creencia de que es normal violentar a las mujeres, abandonarlas y en caso extremo, asesinarlas.

La ausencia de políticas públicas tendientes a garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, como lo mandatan nuestras leyes, y juzgados que sancionen puntualmente el abandono y la violencia en todas sus facetas (económica, psicológica, sexual y física) deben ser materia de ingreso inmediato a la agenda pública, más allá del abuso de un lenguaje incluyente que ha mostrado ser la única estrategia del estado al respecto y de discursos sin compromiso real. 

Que el éxito de Cuarón con “Roma” sirva, aparte de demostrar que en el país existe talento, para que el argumento principal no se repita en alguna otra cinta en futuras generaciones y que estado y sociedad mexicana reaccionemos ante la vergüenza con la que nos muestra ante el mundo la aclamada película.

Alfonso García Sevilla
Politólogo, Profesor universitario y miembro del Claustro Académico del ITEI
agsevilla@hotmail.com

REGRESAR