A mis nenas

13/05/19


demo-image

Por: Fabricio Farfán 



Me han sugerido
que les escriba un poema
a mis pequeñas hijas.
Si no lo he hecho,
es porque lo poeta me sale
cuando me pongo triste
o enojado,
también cuando estoy enamorado.
Mis hijas
no me ponen triste,
no me enojan
y no son mis amantes.
No puedo dedicarles un poema.
Lo siento.
A ellas les dedico el esfuerzo
de levantarme cada mañana
y soportar una jornada
de trabajo intenso.
Les dedico mi semblante más alegre
para jugar con ellas,
unas horas extras de trabajo
para llevarlas a comer pizza
y subirlas a un trenecito.
Les dedico truncar mis sueños
si es el precio por verlas 
sanas y felices
-y que me cargue el diablo
si mis sueños pueden 
más que mis hijas-
Lo siento,
por ellas no escribiría un poema;
por ellas solo sé rajarme el lomo,
porque al verles su carita
llena de ternura y alegría,
¿qué ganas tengo de escribir poemas?
no, mis hijas me quitan lo poeta.
Pero por lo menos
me hacen intentar 
ser un buen padre.
Solo hay algo que puedo decir
sobre ellas:
mis hijas son geniales,
me colman de orgullo
y las quiero.


Fabricio Farfán
Aquí podrás comprar su libro "Sublimación"   https://amzn.to/2V4m2Hh

REGRESAR