El suceso de Tlahuelilpan Hidalgo

21/01/19


demo-image

El pueblo malo
El suceso de  Tlahuelilpan Hidalgo, es un hecho lamentable, donde hubo pérdida de vidas y heridos, entre los cuales se encontraban niños,  el llamado de Andrés Manuel López Obrador de no robar no tiene cabida donde la gente no comprende de razones, donde esta introyectado en lo más profundo del psiquismo el aprovechar la mínima oportunidad para robar o tomar ventaja.

Los videos circularon de forma rápida, donde vimos que las personas tomaban en cubetas la gasolina, de forma burlona jugaban entre la gasolina, llevaron a su familia, había niños en el lugar, los siguientes videos fueron de un campo en llamas y personas muertas entre las llamas y heridos gritando, familias lamentándose y un estado de pánico en los pobladores.

Los mismos pobladores, quienes al ver el ducto abierto en lugar de reportar fueron a robar, no eran pocos, era una considerable cantidad de personas, las cifras dadas por el gobernador de Hidalgo Omar Fayad  antes de la media noche,  nos arrojaban 21 fallecidos y 71 heridos. Se reporto había sido saqueado por huachicoleros quienes lo dejaron abierto, pero no hubo una separación de los criminales organizados con el pueblo en esta ocasión, ambos fueron a robar combustible.

 No hay una cultura de no robar.  Tu como lector puedes preguntarte,  ¿conoces personas allegadas a ti que robarían? o tú mismo ¿robarías al ver esta situación?                                     
Esto es lo que debemos erradicar la cultura del robo, aprovecharse de los demás, pues quien no lo hace  se le tilda de tonto, es una cultura de mediocridad, es la cultura del que no tranza no avanza y de hacer daño donde vivirán nuestras generaciones futuras.

La administración actual tiene que eliminar esta idea del pueblo bueno, puesto que a ni siquiera  han pasado 2 meses del cambio de gobierno,  y se han robado macetas de los pinos, han destruido propiedad pública, se vendieron plazas de gobierno, se manejan de manera déspota servidores públicos, sigue una guerra por intereses personales en el gobierno, se robo y mato ganado ante una volcadura, entre otras actitudes nefastas de parte de la población y del gobierno.

Es una cultura que venimos arrastrando por años y no se va a arreglar de la noche a la mañana, o por las palabras de un líder político, el cual, es cierto que puede servir de símbolo de honestidad, y ser un precedente de un buen actuar, sin embargo la corrupción, el actuar de manera ruin, está ya instaurado por años en gran parte del  pueblo.  

Por un lado están quienes robaron y en esta situación recibieron un castigo, y por el otro quienes se alegran de la tragedia; que denota un enojo ante el robo pero la crueldad tampoco sería la forma adecuada de canalizar un deseo de cambio.

 La pobreza es una realidad en México, pero el robar y la forma fácil de obtener dinero no son la respuesta, sino, las oportunidades, oportunidades que el robo elimina, debemos salir de este círculo vicioso de pobreza mental, para avanzar como sociedad.

No todo el pueblo es bueno y se tiene que mediar con el castigo penal, no puede haber perdón ante quién miente para salir de problemas y volver a meter en ellos.


Por: Víctor Pérez
Debates Psicológicos  Lunes 5:00 pm 

REGRESAR