Epidemia de Soledad

17/01/19


demo-image

La sociedad es cambiante al igual que sus elementos, estamos rodeados de problemáticas individuales y sociales, las cuales en conjunto conforman un medio enfermizo, sus síntomas serán manifestaciones sistemáticas, en las cuales cada elemento se verá afectado.

Hay una larga lista sobre lo que nos aqueja actualmente como sociedad, pero en esta ocasión pondremos en la mesa de dialogo el tema de  “la soledad”, estado en este siglo viene aquejando de forma creciente a nivel global, podemos ver a  Europa, donde se designó a Tracey Crouch a la secretaria de Estado para la soledad, la cual aqueja al 13% (9 millones) de la población del Reino unido, el informe indica que hasta 200.000 personas mayores no mantienen contacto con amigos o familiares hasta por más de un mes. En Japón se puede conseguir pasar un tiempo con extraños, abrazarlos, mirarles a los ojos o hasta dormir con ellos; Lejos de un acto sexual se paga por compañía y contacto humano.  

La OMS (Organización Mundial de la Salud) ha declarado a la soledad como un estado que apunta a una pandemia, el cual deriva en problemas de salud y mentales, así como un crecimiento en índices de suicidio. 

La soledad está presente en la vida diaria de un gran número de personas, una soledad real donde la persona no tiene a quien acudir por ayuda, con quien vivir o simplemente con quien charlar. Las causas de la soledad, son diversas como podemos ver a los adultos mayores abandonados, personas que perdieron a sus seres queridos, fueron olvidados, dejados en situación de calle o cualquier otro factor por el que se encuentren en soledad, la forma en la que se ha aislado al individuo será crucial para que se suscite un aislamiento mental además del real, donde no encontrara se herramientas o sentido ni siquiera para seguir adelante.

Aunque el adulto mayor aparentemente es el principal afectado, todos podemos padecer un estado de soledad, desde un niño que vive un abandono de sus padres, aislamiento por su falta de socialización en la escuela con sus pares, hasta una trabajadora, que se encuentre demasiado ocupada para mantener relaciones estables con familia o amigos.                                                  La individualización actual propicia una pérdida de herramientas para lograr un vínculo con los demás, forjarse un retraimiento, sentimiento de rechazo o vergüenza ante los demás, se puede tener un gran número de compañeros de trabajo o seguidores en las redes sociales, pero no forjar un verdadero vínculo con alguien.

Las redes sociales y nuevas tecnologías podrían ser tomados como un medio para no sentirnos solos, para tener contacto inmediato con los demás, sin embargo como lo mencionó  el sociólogo Zygmunt Bauman; “el gran éxito de Facebook es entender que la gente se siente sola”,  la socialización exterior queda a un lado, y vemos la forma de encontrar atención con reacciones y likes, lo cual por mayor cantidad que sean estos, no sustituyen la necesidad de atención y contacto humano.

Las redes sociales proliferan en gran numero hoy en día, Tinder, Facebook, instagram, twitter entre muchas otras, la relación con los demás se convierte en un proselitismo a una imagen falsa; creada como una idealización propia en las redes sociales, donde en lugar de amistad, se busca acrecentar el número de seguidores, donde se busca complacer a los otros, para agradar y se pierde la identidad, donde aunque no se tenga con quien compartir vivencias, se puede subir una fotografía de un viaje, una comida, cualquier suceso y suplantar esa soledad por sentir un vínculo con quien reacciona o comparte lo subido. Vínculos vacíos, que remiten a la soledad.

La soledad es un estado que debemos aprender a disfrutar y vivirlo de manera sana, sin embargo, existe la otra cara de esta situación; cuando no se puede salir de ella, cuando la soledad devora al individuo.


Víctor Pérez
Debates Psicológicos Lunes 5:00 pm

REGRESAR