LA ELECCIÓN DE SER MADRE

10/05/19


demo-image

Por: Víctor Pérez


La mujer a lo largo de su existencia se ha posicionado en sin fin de maneras, sin embargo un papel que se le atribuye en toda cultura y época ha sido el ser madre, la maternidad va cambiando en una sociedad por diversos factores, economía, amor, leyes, educación sexual, etc...

Matrem y monium, hace referencia a la labor de madre y matrimonio, se le atribuía a la mujer el papel dentro de una familia,  la crianza a los hijos, esto genera un constructo social, donde a la mujer se le atribuye un mandato, el cual dicta tener que ser madre y dedicar su vida a sus hijos, renunciando a cualquier otro rol, este constructo arraigado en el ser humano ha conferido problemas en la mujer, puesto que no toda mujer va aceptar este mandato dentro de sus deseos, sin embargo existe una presión social, familiar, de pareja entre otros, el cual hace un señalamiento a quien renuncia a este papel o a quien desea ser madre pero no en un momento determinado socialmente.

Con la revolución  de la mujer, surge que pueda optar por diferentes roles, empleos, estudios y demás, da a la mujer una puerta más allá de la maternidad. Habrá mujeres que decidan dedicar su vida a una profesión, a un estudio, a un trabajo o cualquier cosa en la que deseen entregar su tiempo y vida, lo cual ha generado una maternidad tardía o simplemente optar por no concebir hijos, siendo una opción tomada con responsabilidad y mesura acorde el deseo de la persona.  

La educación sexual, el acceso a métodos anticonceptivos, la planificación familiar y el conocimiento otorgado en la actualidad ha hecho que disminuya el número de hijos que existe en un matrimonio, o el que una pareja pueda optar por no ser padres y recibir una orientación y ayuda para lograrlo.

La economía tiene un papel importante dentro de la maternidad, puesto que se ha perdido el modelo familiar donde la mujer estaba en casa y el esposo trabajaba,  a mediados del siglo XX nos encontramos que un solo sueldo no podía sostener una familia, a lo que la mujer comienza a trabajar, es válido y responsable planificar la maternidad por  cuestión económica o nos encontramos otra vertiente de pensamiento, donde se renuncia completamente a ser madre para poder usar este dinero en otras cuestiones, cosa totalmente valida también, incluso este último siglo encontramos quien ve una sobrepoblación o un panorama a futuro no favorable, lo que ha favorecido la idea de renunciar a ser madres por contribuir a disminuir la sobrepoblación.

La tendencia a no tener hijos ha crecido incluso se ha nombrado ese movimiento como las "NoMo" mujeres que deciden renunciar a ser madres y dedicar su vida a cualquier otro papel, por otro lado hay mujeres que su deseo en la vida es ser madres, la maternidad tendrá una concepción significante diferente en cada mujer así como su forma de vivirlo, de quien dese y no desee serlo.
Sin embargo el problema lo encontramos cuando se desvalora a la mujer que desea ser madre, donde la posmodernidad y el capitalismo trastoca a la maternidad, donde se posiciona  el ser madre como la renuncia de la libertad, puesto que habrá alguien que dependa de ella, al punto de verse al hijo como un grillete, detrás de este pensamiento  o aversión a ser madre, nos encontramos al consumismo, puesto que al ser madre ahora no se podrá tener tiempo para generar más capital, tiempo para  trabajar generar y gastar este dinero, producir para gastar en pocas palabras.

La individualidad ha imperado en la era posmoderna,  las personas prefieren estar solas a generar vínculos afectivos, se es más fácil acceder a una relación sexual que a una afectiva. Esto nos enfrenta a divorcios, parejas separadas o mujeres que por cualquier motivo quedan en condición de madre soltera, un gran número de mujeres se encuentran en la condición de madre sin contar con una pareja a su lado, este sector ha encontrado burlas y señalamientos peyorativos, así como una visión de menosprecio en los trabajos, en encontrar pareja, entre la misma familia o ex pareja.

No es tema de discusión el que la decisión de no ser madre es propia y esto no desvalora a la  mujer, ser mujer no es sinónimo de ser madre, existe la libertad que la mujer se construya acorde su deseo, pero no por ello la elección de ser madre debe tomarse como algo que denigre la condición de mujer, el ser madre es una elección y una entrega que se hace a otro ser, en cuestión de amor, tiempo y responsabilidad, siendo una de las labores más noble que se puede ejercer.

REGRESAR