GOBERNADOR PLURINOMINAL

24/07/18


demo-image

Inician los anuncios de los cambios que vienen para la administración federal 2018-2024 del presidente electo López Obrador y uno que ha levantado una gran polémica es la creación de la figura de “Coordinador Estatal” de Programas para el Desarrollo de la Presidencia de la República, mediante la cual buscan el uso eficiente de los recursos públicos y frenar el combate a la corrupción en su aplicación. 

En Jalisco se encuentran 83 delegaciones federales a revisar y plantear una reingeniería para el nuevo modelo, mismo que creará una poderosa estructura alterna al ejecutivo estatal y que contraviene con el pacto federal, mismo que establece la coordinación entre poderes sin ningún tipo de interlocutores. 

Resulta sorprendente que en pleno siglo 21 se recurra a políticas centralistas que intenten someter a los gobernadores de los estados a prácticas que deberían estar superadas en aras de buscar eficiencia y transparencia. 

Más cuando se tiene un coordinador que de entrada ha señalado em un tono que poco ayuda, que el único interlocutor en Jalisco con el gobierno federal es él, que a ver si el presidente electo recibe al ejecutivo estatal electo sin pasar por el “filtro” del coordinador.  

Es loable que ante los recientes escándalos de desvío en el uso de los recursos públicos en varios estados de la república se establezca un lineamiento efectivo para combatir a la corrupción, sin embargo, este no debe atentar contra los principios constitucionales del pacto federal.  

Si realmente se quiere sancionar a los malos gobernantes y hacer que los dineros públicos sean bien utilizados, basta aplicar la ley, hacer valer las auditorías, reingenierías en todas las secretarías de estado, políticas públicas racionales que redunden en programas sociales que permitan orientar la inversión de forma transparente, eficiente y una permanente fiscalización en cada paso de su implementación, así como abrir la participación ciudadana en la toma de decisiones y no a través de una figura que suena más a un “Gobernador plurinominal” como pago de favores por sus aportaciones a la campaña. A esperar resultados que de entrada pintan poco halagadores.  

 
Alfonso García Sevilla
Politólogo, profesor universitario y miembro del Claustro Académico del ITEI 

REGRESAR