EL MAL COMO CONCEPTO HUMANO

12/04/19


demo-image

Por: Víctor Pérez


El concepto de maldad se ha manejado desde distintos paradigmas, se ha usado el discurso religioso, ético y legal, a lo largo de la historia para designar la maldad.
Es difícil definir la maldad puesto que puede llegar a ser muy ambiguo, pues tendrá que ver con el quehacer social y de sus individuos.

El mal como concepto no es universal, pero si es omnipresente a las sociedades del mundo, el mal es relativo al contexto sociocultural y económico de donde se presenta, sin embargo todo pueblo maneja la maldad en su pueblo.

La maldad ha sido un concepto manejado por el ser humano, los animales, los átomos como tal, las plantas no manejan este concepto en su existir, cuando el ser humano contempla a la naturaleza destruyendo materia a su paso, o animales devorándose este significa como maldad, sin embargo es eso, un concepto humano significado a  una acción.

Para Friedrich Nietzsche la idea del bien o el mal, limitan la capacidad humana y potencial individual, en pos de defender a los débiles de los fuertes, nos menciona que el débil  creo el concepto de mal para castigar al opresor. La crítica la podemos ver en como los países poderosos critican públicamente la opresión, siendo que estos recurren a explotar países pobres, donde se emplean a personas en condiciones insalubres y peligrosas, poniendo a tela de juicio el doble discurso del ejercer de la maldad a favor de quien dispone de enjuiciar el bien y el mal.

La maldad de la sociedad y su ejecución la pone en tela de juicio Zygmunt Bauman en modernidad y holocausto, señalando que los actos más aberrantes de la segunda guerra mundial no los ejecutaron personas enfermas, sino, que fueron actos de razón y planificados.

Una defensa psíquica dentro de los actos de maldad es atribuir estos actos a patologías, a algo que no podría ser  parte de nosotros, algo que divide al humano con algo más, siendo que todos podemos ser tocados por lo concebido como maldad y cometer dichos actos.

La dualidad entre el bien y el mal, como otros conceptos, nos lleva a partidismos, a división de ideología, siendo que estando inversos en la sociedad y siendo humanos, ambas partes son parte del ser humano, por ende mantenemos en nosotros posiciones y actos que nos ubican en ambas posiciones, incluyendo la percepción de los otros, que a la subjetividad de cada sujeto será diferente la percepción y significado que dé de nuestros actos.

El concepto de maldad ha evolucionado, hay rasgos genéticos o psicológicos que ubicaran a personas en buscar actos de lo concebido como maldad, siendo una búsqueda de hacer aquello que sea el mal en su contexto social, quienes específicamente van a cometer estos actos con la motivación de ir contra la sociedad, de destruir lo que representa, por diversas causas como lo mencione antes, psicológicas u orgánicas.

Tomando el mal como la intencionalidad de hacer el mal a un otro, de un goce en cometer estos actos,  lo cual fue tomado por las instituciones jurídicas, para castigar a quien hace mal social, buscando formar desde el positivismo el bien y el mal, castigando a quien hace el mal, sin embargo vemos que este sistema institucionalizado, no ha servido para la erradicación de la maldad humana, incluso nos muestra la cara de la maldad de quien no es castigado, viendo el deseo de muerte para el criminal, la tortura y demás mal que se le desea al señalado criminal por parte de la sociedad.

La maldad y el bien son conceptos humanos, son parte de nosotros, que cada uno llevamos en nuestro día a día,  es responsabilidad  y decisión propia los actos que cometemos y  el cómo estos nos definen y transforman.

Víctor Pérez

REGRESAR